miércoles, 27 de abril de 2016

ADIÓS

Esta despedida, este cierre del blog, tiene que ser ñoña, insoportable, meliflua, palabra que hacía tiempo que no oía, y que quiero incorporar tras escucharla en la madrugada del domingo.

Ha sido, el tiempo que he mantenido abierto este blog, un periodo muy largo, demasiado largo, por eso se ha perdido la unidad de la escritura, por eso aparecen miles de estilos e influencias, por eso cuanta tanta cosa. Pero hay que entender que cada cosa lleva y tiene su espacio, sus condiciones y su época. La de este sitio parece estar acabándose, parece haber pasado.

Agradezco mucho los comentarios, estos se cuentan con los dedos de la mano; agradezco mucho la crítica, la elogiosa y la destructiva señal de que algunas pulmones se tocan, mas tampoco de eso ha habido apenas; las señales, las muestras, indican que este blog debería haber quedado en el mundo interior del que escribe. Quizás el planteamiento es cerrarlo y dedicar esfuerzos a otros menesteres o guardar para siempre esta voz en el interior de donde no debe salir o, como mucho, sobre el cuaderno, el cuaderno en el cajón, el cajón en el armario y el armario cerrado con llave. 

Gracias de todo corazón a los que han leído algo, los que lo han comentado; gracias a los que han sentido alguna vez algo, la verdad es que ese es el único propósito de la escritura.

Hasta siempre.
________________________________________________________


Si la voz interior fluye es seguro que manará por heridas.

Si esa voz alguna vez fue un manantial lo  hizo a costa de erosionar.

Si fue oída, leída, seguida, repetida, tuvo que causar dolor, molestia, incomprensión. 

Por eso la voz debe callar, silenciarse, apagarse, para volver al interior, como el agua subterránea. 

Adiós. Hay mucho por hacer y poco que decir. Hay mucho que sentir y que callar.


Adiós.

No hay comentarios: